Así de simple: “No falta el diabético mentiroso”: ¡no se autoengañe!

Se presenta con síntomas que desafortunadamente son interpretables a otras causas: dolor de cabeza, sed excesiva, fatiga, drásticas bajas de peso entre muchas otras, por esta razón se le suele catalogar como una enfermedad silenciosa.

En el caso de nuestro invitado, el peor síntoma de todos -un infarto- le hizo saber tras un examen médico que sufría de una diabetes leve. Con medicamentos e inyección de insulina debe llevar su dia a día. Pese a que no le costó asumirlo, sí confiesa que es una enfermedad cansadora por todos los hábitos y precauciones que hay que tomar a diario.

¿Cómo prevenirla? Desde que la diabetes puede ser genética, si existen indicios de familiares que la hayan padecido, más vale empezar a cuidarse para que su aparición sea tardía. Junto al nutricionista Rolando Berardi concluimos lo que es mito y realidad en torno a una enfermedad crónica.